Código De Conducta

 

 Los soldados templarios son soldados de Dios. Como tales deben de andar con Dios y ser más que simples mortales. Actuarán con humildad, honorabilidad nobleza, cortesía, honestidad y darán siempre ejemplo de todas estas características.

 El templario es un servidor de la Orden y nunca esperar ser servido por ella. En todo servicio no deberá de esperar recompensa que no sea aumentar su devoción y su fe.

 El templario no causará daño a ninguna criatura humana o de otra clase sea por ganancia placer o vanidad.

 El templario ha de llevar la justicia a todos aquellos que no la reciben, porque todos somos hijos de Dios y a todos nos ha concedido el don de la vida.

 Ningún templario deberá de ofender de forma alguna una persona u lotro ser . Para todos , el templario será un ejemplo de caballerosidad. Como testigos de Dios el templario demostrará en todo momento honestidad y cortesía.

 El templario ha de vivir cada día mejorando los resultados del día anterior, aíi cada amanecer será un paso más hacia una mayor nobleza.

 Ninguna mujer ni niño deberá de temer nada de un templario, de sus palabras ni de sus acciones. Ningún hombre, no importa cuán rudo sea, deberá de temer a un templario.

 Donde hay debilidad el templario llevará fuerza. Donde hay voz allí el templario llevara la suya y la de la Orden. Donde estén los más pobres allí el templario distribuirá generosidad y comprensión.

 El templario no estará esclavizado por creencias sectarias u opiniones estrechas. Dios es la única verdad y no hay verdad sin Dios. El templario siempre buscará la verdad porque la verdad está en Dios y la verdad nos hará libres.

 Un templario jamás deshonrará a otro, porque esta conducta le deshonrará a él y traerá el descrédito a la nuestra Orden.

 Es por ello que el templario:

  • No debe ser brutal.
  • No debe emborracharse en forma ofensiva.
  • No debe ser ni inmoral ni amoral.
  • No debe ser cobarde ni bestial.
  • No debe mentir ni tener intenciones maliciosas.
  • No debe buscar posiciones de engrandecimiento dentro de la Orden. Se contentará con aquellos puestos que le sean encomendados para mejor servirla.
  • No debe juzgar a nadie dentro o fuera de la Orden por sus posesiones o su posición social. Antes al contrario, debe juzgar por el carácter y la bondad o falta de ellos.
  • Debe expresar verdadero sometimiento a los principios del Temple y obediencia a sus oficiales en todas las cosas de la Orden, en tanto entienda que sean verdaderos templarios y merezcan dicha obediencia.
  • Debe ser un verdadero patriota hacia la tierra que Dios le ha dado.
  • No debe cazar a ninguna criatura ni por vanidad ni por deporte.
  • No debe matar a ninguna criatura salvo para alimentarse o en defensa propia.
  • Debe mantenerse firme y veraz en las justas causas de Dios.
  • No tomará actitud ofensiva contra ningún hombre por la forma en que se dirige a Dios, aunque esta sea diferente o extraña. Antes, al contrario, el templario deberá intentar entender como otros se acercan a Dios.
  • Debe siempre ser consciente de que es un soldado del Temple y tratar siempre que sus obras sean un ejemplo para los demás.
Visto 0 veces Modificado por última vez en Lunes, 14 Diciembre 2020 13:42
Valora este artículo
(6 Votos)

Déjanos Tu Comentario